Super Bowl Liv: cinco mejores momentos en Gronk Beach 2020

Es genial ser un Gronk. El ex ala cerrada de los Patriots, Rob Gronkowsi, estuvo acompañado por familiares y amigos el sábado (1 de febrero) para la primera fiesta anual en Gronk Beach. El grupo ruidoso, que incluía al gerente general de los Patriots, Bill Bellichick, y al campeón de la WWE 24/7, Mojo Rawling, tomó el control de North Beach Bandshell en Miami para ayudar a las multitudes a celebrar el Super Bowl LIV.

El evento de alto nivel fomentó un ambiente íntimo, gracias en parte a su ubicación tropical y sus fabulosos anfitriones. Con barra libre y actuaciones de 3LAU, Carnage, Kaskade, Flo Rida, Rick Ross y Diplo, hubo muchas oportunidades para asistir. No importaba un poco que el tiempo fuera malo. Casi nadie se quemó con el sol y la lluvia acercó a todos.

Cuando los organizadores desconectaron los parlantes 15 minutos después de la zona de anotación programada para las 7 p. m., realmente se sintió como si todos fuéramos parte de la familia Gronk. Estos fueron nuestros cinco momentos favoritos de la bacanal de Miami Beach.

Relacionado

Shaq's Fun House Pre-Game Super Bowl: los cinco mejores momentos de su Miami Shindig

arena entre los dedos de los pies

Es difícil no ser feliz cuando estás bailando descalzo, meciéndote con la brisa como una palma borracha. La ubicación de Collins Avenue fue pura perfección y estuvo bien planificada. Aunque no había acceso a las olas ni vistas al agua, el escenario se erigió sobre una franja de arena dorada, lo que permitió a los asistentes quitarse las chancletas y dejar que reinara su lado salvaje. Un castillo de arena patrocinado por Bose representaba a un Gronk sonriente detrás de gigantes gafas de sol, y había muchas tiendas de campaña con sombra para combatir el calor invernal de Florida. Un campo de hierba a un lado se convirtió en un patio de juegos para vendedores, junto con algunas divertidas oportunidades para tomar fotografías y juegos promocionales. Gronk Beach es presentado por las mismas personas que crearon el Fun House con temática de carnaval de Shaq, que se ha convertido en un gigante absoluto. La reunión de Gronks tiene espacio para crecer, pero siguieron prometiendo regresar a Tampa en 2021, y estaban bastante seguros de que la tontería soleada aumentaría.

nos pasa a todos

Con boletos de admisión general que varían en niveles programados de $ 150 a $ 500 (por no hablar de las mesas VIP y patrocinadas por Wynn), los fanáticos fueron inteligentes al subir a bordo temprano, pero incluso aquellos que pagaron el mejor precio vieron un retorno de la inversión. Además de beber cócteles, Bud Light, latas de vino con burbujas de Babe y bebidas energéticas Monster, los juerguistas devastaron los interminables noms, proporcionados por vendedores locales que incluyen tacos de Bodega, controles deslizantes STK Steak House y pasteles de primer nivel de Salty Donut. Wendys estaba allí obsequiando a todos con nuevos productos para el desayuno. Incluso hubo un cerdo asado completo en un asador, porque esto es Miami. Además de la comida, los fanáticos podían recibir un masaje de aceite de CBD gratis junto con muestras para llevar a casa, pero lo más sexy de todo fueron las golosinas gratuitas de Pure Romance. Estaban repartiendo vibradores, lubricante batido con crema de vainilla, aceite para calentar y lubricante oral con sabor a limón que suprime las arcadas. Gronk quiere que todos mantengan la fiesta cuando lleguen a casa, y estamos 100 por ciento de acuerdo con eso.

Flo Rida trae ese fuego

Los DJ diurnos sin duda crearon el estado de ánimo. Un agradecimiento especial al jefe de bajos Carnage, que vino directamente a Gronk Beach después de un b2b de 10 horas con Diplo y el hombre local Danny Daze en Club Space. Aún así, todo se sintió bastante relajado hasta que flippin Flo Rida trajo su estruendosa mezcla de hip-hop para comenzar la fiesta. Dude salió deslumbrante, gracias a una introducción especial de la leyenda local y el músico oficial de los Miami Heat, DJ Irie. Abrió la puerta y entró en GDFR, el sol se ponía lentamente detrás del escenario. El cielo que se oscurecía solo hizo que las luces brillaran más, y Flo Rida brilló positivamente. Llevó a un grupo de damas al escenario para Low, que complació a la multitud, sin necesidad de usar jeans Apple-Bottom. Parecía que no podía haber más bombo publicitario, luego saltó sobre los hombros de un gorila y salió rugiendo entre la multitud por Wild Ones. Un consumado maestro de ceremonias, llevó a Gronk al frente y al centro para rapear junto a My House, y era la casa de Gronk de hecho. Él y su familia comenzaron a rociar botellas de champán, mostrando sus trucos con la bebida y uniéndose a las mujeres en el escenario en una locura de baile descarada. Se sentía como si todos estuviéramos en el centro de un video musical, saltando y gritando mientras las nubes se rompían y comenzaba a llover. Haz algo de ruido si no te derrites, bromeó Flo Rida. Provocó un estado de ánimo mágico, y la energía nunca bajó.

Relacionado

Dentro del espectáculo de medio tiempo del Super Bowl de este año

Rick Ross bajo la lluvia

Lo que comenzó como una lluvia ligera durante el set de Flo Rida se convirtió en un aguacero de Florida tan pronto como salió del escenario. DJ Irie mantuvo el entusiasmo por los doscientos que no corrieron de inmediato para cubrirse, y no tuvo que esforzarse demasiado. El ícono de Miami, Rick Ross, fue el siguiente, y el Teflon Don no puede detenerse con un poco de agua. Salió con fuerza y ??les recordó a todos que Ima Boss no es solo un eslogan. A medida que la lluvia caía con más fuerza, también lo hacían los bajos y la loca multitud de bailarines que no se dejaban domar. Sólo un huracán puede detenernos, alardeó. Se siente bien. Límpiate. Trabajó en los grandes éxitos de Hustlin y BMF, y sabes que hizo que los Gronks se volvieran locos cuando rapeó Pop That, gritando ballin, ballin, como si tocara para New England.

La familia Gronk baja

Sin duda, la magia en el corazón de Gronk Beach reside en el clan Gronkowski. El escenario era un auténtico manicomio con el jubilado de 30 años como cabecilla. Una vez que Flo Rida lo llevó a él y a su equipo al centro del escenario, se quedaron bebiendo, bailando y quitándose la ropa bajo la lluvia hasta que el espectáculo se cerró físicamente. Rick Ross incluso hizo que todos hicieran el Papa Gronk cuando el papá de Robs se quitó la camisa y movió los brazos como si estuviera mezclando un caldero gigante. Era una fiesta de fraternidad allá arriba, con cinturones de campeonato de la WWE parpadeando con las luces y sonrisas lo suficientemente grandes como para verlas desde el espacio. Cuando Diplo llegó para tocar la última media hora, parecía que todo el festival se había convertido en una genial barbacoa en la playa de la familia Gronk. La lluvia amainó como por arte de magia, reuniendo a todos en la playa para un baile final con éxitos de house y hip-hop. Pasaron corriendo el toque de queda de las 7 pm, y cuando Diplo dejó que la música se detuviera, Gronk lo convenció de que siguiera adelante. Inició a la multitud con el canto de una canción más, luego una se convirtió en dos cuando DaBabys Suge se convirtió en Rick Ross y Skrillex Purple Lamborghini. Alguien desconectó la fiesta justo después del primer rugido de Rose, y supimos que era hora de salir a la calle. Gronk agarró el micrófono una vez más para agradecer a las masas felices y mojadas. Vuelve a casa a salvo, dijo. Bueno, nos vemos en Tampa.

Video:

Scroll al inicio