Silla Emsella: Contraindicaciones y precauciones

El tratamiento EMsella es una técnica innovadora que utiliza tecnología de campo electromagnético para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Esta terapia es especialmente eficaz para tratar la incontinencia urinaria y mejorar la calidad de vida de las personas que sufren este problema. Sin embargo, como ocurre con cualquier procedimiento, el tratamiento EMsella tiene ciertas contraindicaciones que es importante tener en cuenta antes de someterse a él.

A continuación, se detallan algunas de las contraindicaciones más comunes del tratamiento EMsella:

  • Embarazo: El tratamiento EMsella no está recomendado para mujeres embarazadas, incluso en las primeras semanas de gestación. Durante el embarazo, el cuerpo experimenta diversos cambios hormonales y físicos que podrían afectar los resultados del tratamiento. Por lo tanto, se aconseja esperar a dar a luz antes de someterse a esta terapia.
  • Marcapasos, defibrilador implantado o neuroestimulador implantado: Las personas con marcapasos, defibrilador implantado o neuroestimulador implantado no deben someterse al tratamiento EMsella. La tecnología de campo electromagnético utilizada en este procedimiento podría interferir con el funcionamiento de estos dispositivos médicos, lo que podría representar un riesgo para la salud del paciente.
  • Implantes electrónicos, bombas de fármacos y audífonos: Al igual que ocurre con los marcapasos y los neuroestimuladores, los implantes electrónicos, las bombas de fármacos y los audífonos podrían verse afectados por el campo electromagnético del tratamiento EMsella. Por lo tanto, las personas que tienen este tipo de dispositivos deben evitar someterse a esta terapia.
  • Insuficiencia pulmonar, dificultad respiratoria y asmas crónicos: Las personas que sufren de insuficiencia pulmonar, dificultad respiratoria o asmas crónicos deben evitar el tratamiento EMsella. La estimulación electromagnética podría empeorar estos problemas respiratorios y poner en peligro la salud del paciente.

Es importante tener en cuenta estas contraindicaciones antes de someterse al tratamiento EMsella. Si tienes alguna duda o preocupación, no dudes en consultar a un profesional de la salud que pueda asesorarte adecuadamente.

¿Qué debilita el suelo pélvico?

El debilitamiento del suelo pélvico puede ser causado por varios factores. Uno de los principales es el embarazo y el parto. Durante el embarazo, el peso del bebé ejerce presión sobre el suelo pélvico, lo que puede debilitarlo. Además, durante el parto, los músculos del suelo pélvico se estiran y pueden sufrir daños. El posparto también puede debilitar el suelo pélvico, ya que los músculos necesitan tiempo para recuperarse después del parto.

Otro factor que puede debilitar el suelo pélvico es la menopausia. Durante la menopausia, los niveles de estrógeno disminuyen, lo que puede provocar una disminución de la elasticidad y la fuerza de los músculos del suelo pélvico. Esto puede llevar a síntomas como la sequedad vaginal y la incontinencia urinaria.

Además, ciertos deportes de alto impacto también pueden debilitar el suelo pélvico. Actividades como el voleibol o el running, que involucran saltos y movimientos bruscos, pueden ejercer presión sobre el suelo pélvico y causar daños en los músculos. De hecho, se estima que aproximadamente el 80% de las mujeres que practican deportes de alto impacto sufren de incontinencia urinaria.

¿Cómo funciona Emsella?

¿Cómo funciona Emsella?

EMsella ® utiliza una tecnología electromagnética focalizada de alta intensidad para tratar los problemas de suelo pélvico. Este innovador tratamiento se lleva a cabo mientras el paciente se sienta cómodamente vestido en una silla especial. La silla está diseñada para provocar y estimular en profundidad los músculos del suelo pélvico al completo, lo que ayuda a fortalecerlos y restaurar el control neuromuscular.

El tratamiento con EMsella ® es completamente no invasivo y no requiere de ningún tipo de cirugía. Durante la sesión, el paciente sentirá una serie de contracciones musculares en la zona del suelo pélvico, similares a las que se producen durante el ejercicio físico intenso. Estas contracciones ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico, mejorando así la incontinencia urinaria y otros problemas relacionados.

¿Cómo se puede regenerar el suelo pélvico?

¿Cómo se puede regenerar el suelo pélvico?

Para regenerar el suelo pélvico, es recomendable realizar una serie de ejercicios conocidos como ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico de manera repetida y constante. Hay diferentes variantes de los ejercicios de Kegel que se pueden realizar para fortalecer esta área del cuerpo.

Uno de los ejercicios más comunes es el lento, en el cual se contraen los músculos del suelo pélvico durante aproximadamente 5 segundos, mientras se respira suavemente, y luego se relajan durante otros 5 segundos. Este ejercicio se repite al menos 10 veces. Otro ejercicio es el rápido, en el cual se contraen y relajan los músculos del suelo pélvico tan rápido como sea posible durante 2 o 3 minutos.

Además de los ejercicios de Kegel, también es importante mantener una postura adecuada y evitar el estreñimiento, ya que estos factores pueden influir negativamente en la salud del suelo pélvico. En algunos casos, puede ser recomendable acudir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, quien podrá evaluar la situación y ofrecer ejercicios y tratamiento personalizados para regenerar esta área del cuerpo.

¿Qué corriente eléctrica se utiliza para el fortalecimiento del suelo pélvico?

¿Qué corriente eléctrica se utiliza para el fortalecimiento del suelo pélvico?

La corriente eléctrica utilizada para el fortalecimiento del suelo pélvico es conocida como estimulación eléctrica neuromuscular (NMES, por sus siglas en inglés). Esta técnica consiste en enviar impulsos eléctricos a través de electrodos colocados en la zona del suelo pélvico, lo que provoca la contracción de los músculos de esta área.

La estimulación eléctrica neuromuscular se utiliza en casos de debilidad o disfunción del suelo pélvico, como la incontinencia urinaria o el prolapso de órganos pélvicos. La corriente eléctrica aplicada durante el tratamiento es de baja frecuencia y de intensidad moderada, lo que permite fortalecer y tonificar los músculos del suelo pélvico sin causar molestias o dolor a la paciente.

Durante la sesión de estimulación eléctrica, se pueden realizar diferentes patrones de estimulación, como la contracción y relajación rápida de los músculos o la contracción sostenida durante un período de tiempo determinado. Estos diferentes patrones ayudan a fortalecer los músculos de manera progresiva y mejorar la función del suelo pélvico.

Es importante destacar que la estimulación eléctrica neuromuscular debe ser realizada por un profesional de la salud capacitado, como un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. Además, el tratamiento debe ser personalizado según las necesidades de cada paciente y siempre debe ir acompañado de ejercicios de fortalecimiento y educación en hábitos saludables para obtener resultados óptimos.

¿Qué hace Emsella?

EMSELLA es un tratamiento no invasivo que se utiliza para tratar la incontinencia urinaria en hombres y mujeres. Utiliza la energía HIFEM (Estimulación Magnética Focalizada de Alta Intensidad) para provocar contracciones profundas e intensas de los músculos del suelo pélvico, lo que ayuda a fortalecerlos y restaurar el control neuromuscular.

Durante el tratamiento, el paciente se sienta en una silla especialmente diseñada que emite impulsos electromagnéticos de alta intensidad. Estos impulsos estimulan toda el área del piso pélvico, incluyendo el músculo pubococcígeo, el esfínter uretral y el músculo elevador del ano. A medida que los músculos se contraen y se relajan repetidamente, se fortalecen y tonifican, lo que ayuda a mejorar la incontinencia urinaria.

EMSELLA es un tratamiento cómodo y no invasivo que no requiere ninguna preparación especial por parte del paciente. Cada sesión dura aproximadamente 30 minutos y se recomiendan un total de 6 sesiones durante un período de varias semanas para obtener los mejores resultados. Durante el tratamiento, el paciente puede leer, mirar televisión o simplemente relajarse.

Los beneficios de EMSELLA incluyen una mejora significativa en la incontinencia urinaria, lo que puede resultar en una mejor calidad de vida y mayor confianza. Además, el tratamiento no tiene efectos secundarios significativos y no requiere tiempo de recuperación.

Scroll al inicio