Rodrigo y Gabriela

Para Rodrigo Sánchez y Gabriela Quintero, el camino a la lista de álbumes de música mundial de Nosotros comenzó en su ciudad natal de la Ciudad de México, donde los metaleros autodenominados fueron rechazados del conservatorio cuando eran adolescentes.

Después de trabajar infructuosamente juntos en una banda de thrash durante años, la pareja cambió su equipo por un par de guitarras españolas y se fue a la ciudad turística de Ixtapa, donde esperaban ahorrar suficiente dinero para un viaje a Europa.

Fue mientras tocaba versiones de Slayer y Metallica para turistas desprevenidos que se formó su sonido característico. No teníamos música de fondo adecuada para los restaurantes. Tuvimos que tocar todas las cosas de metal en guitarras acústicas, dice Sánchez.

En 1999, los dos llegaron a Dublín sin un lugar donde quedarse y se encontraron tocando la guitarra en las calles y siendo molestados por la policía. Sin inmutarse, Sánchez y Quintero mantuvieron su idilio callejero en Copenhague y Barcelona, ??hasta que Damien Rice, otrora músico callejero en Dublín, los invitó a tocar en sus espectáculos.

Dijimos: Esto podría ser un poco más cómodo que jugar en la calle”, recuerda Sánchez.

Los dos finalmente firmaron con un sello irlandés y convencieron a la compañía de enviarlos de regreso a Ixtapa para grabar un álbum. [Pero] no grabamos nada. Pasamos el tiempo bebiendo y riendo con nuestros amigos irlandeses, admite Sánchez. (Los créditos de producción del álbum incluyen cerveza Negro Modelo).

Para rescatar el proyecto, el sello contactó al productor John Leckie (Radiohead, My Morning Jacket) para grabar lo que eventualmente se convertiría en el debut de Sánchez y Quinteros en ATO Records. En su cuarta semana en la lista Billboards Top World Albums, Rodrigo y Gabriela ocupa el tercer lugar, con ventas un 30% más que la semana anterior. El álbum ha vendido 5.000 copias en los Estados Unidos desde su lanzamiento el 3 de octubre, según Nielsen SoundScan.

Escuchando a Rodrigo y Gabriela, es difícil creer que los únicos dos instrumentos en él (con la excepción de un solo de violín del virtuoso gitano Roby Lakatos) son los pares de guitarras acústicas. Verlos jugar tiene más sentido; Las manos de Gabriela son un borrón de velocidad sobre las cuerdas, cuando no está tocando la percusión en el cuerpo de la guitarra. El punteo preciso de Rodrigo produce un sonido que oscila de manera impredecible desde infinitesimalmente pequeño y agudo hasta un gran bramido.

Los dos rechazan la etiqueta flamenca, extrayendo más influencias del rock clásico. El álbum presenta interpretaciones de Led Zeppelins Stairway to Heaven y Metallicas Orion, además de tributos musicales originales a las personas y lugares que encontraron durante su viaje alrededor del mundo.

Sánchez dice que los compromisos de gira del grupo, que incluyen una presentación en la edición 2007 del festival de Música y Artes de Coachella Valley, hacen que sea poco probable que regresen a México en el corto plazo. En Estados Unidos, los dos tocaron en 14 fechas en octubre en una gira que los llevó a la costa oeste, al famoso Lotus Festival en Bloomington, Indiana, y a las radios públicas Mountain Stage en West Virginia. La gira continúa en Europa y Australia.

Por su parte, Sánchez no se arrepiente de no haber aprendido formalmente a leer o escribir música hace tantos años en la Ciudad de México. No tienes reglas que seguir y desarrollas una forma de crear diferentes sonidos, dice. No entramos en ese entrenamiento clásico, y ahora estoy feliz [de que] no lo hicimos.

Relacionado

Arcade Fire, Eminem, Mumford & Sons obtienen nominaciones a los premios BRIT

Explorar

Explorar

gabriela quintero

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Video:

Scroll al inicio