Deber inexcusable: el cuidado indispensable de los hijos

La Orden JUS/504/2020 de 5 de junio establece que el permiso por deber inexcusable de carácter público o personal es aplicable a los supuestos de cuidado domiciliario de hijos menores de 14 años confinados como consecuencia del protocolo COVID, siempre que no sea posible el trabajo en remoto o la flexibilidad horaria.

Este permiso por deber inexcusable permite a los trabajadores ausentarse de su puesto de trabajo de manera justificada para cuidar de sus hijos menores de 14 años, cuando estos se encuentren en aislamiento domiciliario por estar contagiados o ser contactos estrechos de casos positivos de COVID-19.

Es importante destacar que este permiso solo se podrá solicitar en caso de que no sea posible realizar el trabajo en remoto o adaptar los horarios de trabajo de manera flexible. Además, se requiere que el cuidado de los hijos menores de 14 años sea imprescindible y no pueda ser asumido por otra persona.

A continuación, se detallan algunos aspectos importantes relacionados con el permiso por deber inexcusable de cuidado de hijos:

  • El permiso por deber inexcusable de cuidado de hijos tiene una duración de hasta 14 días naturales, que podrán ser ampliados en función de la duración del aislamiento domiciliario de los hijos.
  • Este permiso no es retribuido, es decir, el trabajador no percibirá su salario durante el periodo de ausencia.
  • El trabajador deberá comunicar a la empresa su ausencia y las circunstancias que justifican el permiso por deber inexcusable.
  • La empresa no podrá penalizar al trabajador por solicitar este permiso, ya que se considera un derecho reconocido por la legislación laboral.
  • Es importante tener en cuenta que este permiso solo es aplicable a los supuestos de cuidado domiciliario de hijos menores de 14 años y no se extiende a otros familiares o dependientes.
  • ¿Qué se considera un deber inexcusable?

    Se considera un deber inexcusable aquel cuyo cumplimiento es imprescindible y no puede ser evitado. Estos deberes pueden ser de carácter público o personal. Un deber inexcusable de carácter público es aquel que está establecido por la ley y que toda persona debe cumplir en beneficio de la sociedad, como por ejemplo, el deber de pagar impuestos o el deber de prestar servicio militar en caso de ser requerido.

    Por otro lado, un deber inexcusable de carácter personal es aquel que surge de una obligación que tiene una persona hacia otra, y cuyo incumplimiento puede generar responsabilidad civil, penal o administrativa. Por ejemplo, el deber de cuidar a un menor o el deber de pagar una deuda contraída.

    Es importante destacar que estos deberes inexcusables no pueden ser realizados fuera del horario lectivo, es decir, durante el tiempo que una persona está dedicada a sus actividades laborales o académicas. En caso de que se presente un deber inexcusable, la persona deberá solicitar permiso o buscar una solución para poder cumplir con el mismo sin afectar su horario de trabajo o estudio.

    ¿Cuánto tiempo me puedo ausentar debido a un deber inexcusable?

    ¿Cuánto tiempo me puedo ausentar debido a un deber inexcusable?

    No hay un periodo de tiempo mínimo y máximo establecido para ausentarse debido a un deber inexcusable. La duración de la ausencia dependerá de la necesidad de cumplir con dicha obligación. Es importante destacar que esto aplica a situaciones excepcionales y urgentes, tales como asistir a un juicio, acudir a una cita médica importante o atender una emergencia familiar.

    En caso de que exista un convenio colectivo o un acuerdo específico entre el empleador y el empleado, es posible que se establezcan ciertos límites o condiciones para ausentarse por un deber inexcusable. En este caso, es necesario revisar detenidamente el contenido del convenio o acuerdo para conocer las restricciones y derechos correspondientes.

    Es importante tener en cuenta que durante el tiempo de ausencia por un deber inexcusable, el empleado no podrá ser despedido ni sufrir ningún perjuicio laboral debido a su ausencia. Además, el empleado tiene la obligación de notificar a su empleador lo antes posible sobre la situación y proporcionar cualquier documentación o prueba necesaria que demuestre la necesidad de la ausencia.

    ¿Cuántas horas me corresponden para ir al médico con mi hijo?

    ¿Cuántas horas me corresponden para ir al médico con mi hijo?

    Según la legislación laboral en España, tienes derecho a disponer de un permiso retribuido para acudir al médico con tu hijo. En concreto, se establece que cada trabajador tiene derecho a disponer de 35 horas anuales para asistir a consultas médicas tanto propias como de sus hijos menores de edad. Estas horas se pueden utilizar de manera fraccionada o acumulada, según lo acordado con la empresa.

    En caso de haber consumido todas las horas disponibles, y si necesitas acudir a una consulta médica o acompañar a tus hijos menores de edad al médico, tendrías derecho a solicitar un permiso justificado pero no retribuido. Esto significa que tendrías la posibilidad de ausentarte del trabajo, pero no se te pagaría por esas horas de ausencia.

    ¿Cuántas horas me corresponden por el acompañamiento familiar?

    ¿Cuántas horas me corresponden por el acompañamiento familiar?

    El Estatuto de los Trabajadores establece en su artículo 37 el derecho de los trabajadores a ausentarse de su puesto de trabajo por un periodo máximo de cuatro días al año para el acompañamiento familiar. Este derecho se aplica cuando el acompañamiento es indispensable y existe una causa de fuerza mayor.

    El objetivo de este permiso es permitir que los trabajadores puedan atender a sus familiares en situaciones de necesidad, como por ejemplo, cuando un familiar requiere asistencia médica. Es importante destacar que estos días de permiso no son remunerados, es decir, el trabajador no recibirá su salario durante este periodo de ausencia.

    ¿Qué es el tiempo indispensable?

    El tiempo indispensable se refiere a las horas necesarias durante la jornada laboral para llevar a cabo ciertas tareas o actividades específicas. En el ámbito laboral, esto se aplica principalmente a los empleados que deben cumplir con ciertos requisitos de tiempo para realizar su trabajo de manera efectiva.

    Por ejemplo, en el caso de los trabajadores que deben realizar pruebas o exámenes, el tiempo indispensable incluiría las horas necesarias para completar estas pruebas de manera adecuada. Además, si estas pruebas se llevan a cabo en una ubicación diferente al lugar de trabajo habitual, el tiempo indispensable también tendría en cuenta el tiempo necesario para el traslado al lugar de realización de la prueba.

    Es importante destacar que el tiempo indispensable puede variar dependiendo del tipo de trabajo y de las tareas que se deben realizar. También puede estar sujeto a regulaciones específicas establecidas por la empresa o por las leyes laborales. En cualquier caso, el tiempo indispensable se considera esencial para garantizar la eficiencia y la calidad en el desempeño de las tareas laborales.

    Scroll al inicio